Sidebar

 

Con respecto al fenómeno “crímenes rituales”, el director del Gabinete Antropológico de la Provincia, José Miceli expresó por Radiofmtotal: es un fenómeno ya instalado en Corrientes debido a la gran cantidad de cultos que coexisten dentro de la provincia.

Tras la noticia conocida el día de ayer en donde se vio involucrada una mujer a la cual encontraron muerta en el cementerio de la localidad de 9 de julio y con un crucifijo en la boca, el director del Gabinete antropológico provincial dijo “del caso conocido no puedo dar datos ya que me enteré del mismo por los medios locales periodísticos”.
“Como somos un organismo de consulta de otras provincias argentinas, continuamente recibimos llamados para asesorar en los procedimientos judiciales y policiales”, contó.
A su vez afirmó “cuando se habla de crímenes rituales se habla de delitos graves que son cometidos en un contexto de máxima religiosidad y está presente en todos los ámbitos”
“Hay muchos cultos que están avanzando y se distorsionan y esto lleva a que algunas personas pertenecientes a los mismos se desvíen de la doctrina solicitada y se presten a realizar actividades antisociales que van en contra de la integridad física, moral y espiritual obedeciendo a un culto que tiene un pensamiento mágico religioso vinculado con el satanismo”, siguió contando.
Aclaró estos crímenes no son umbandistas porque los mismos están derivados con los cultos afro brasileños.
Del mismo modo indicó que para la realización de estos crímenes rituales se necesita gente capacitada y Corrientes por su posición geopolítica es una frontera abierta a este tipo de gente ya que en ella pueden habitar paraguayos, brasileños y uruguayos.
Por qué se accede a estos cultos: “la gente lo hace porque tiene un pensamiento místico pero más aún cuando se encuentra en situaciones de desesperación o cuando sienten un vaciamiento espiritual”.
Recordó que el culto más conocido en la provincia es el del “San la Muerte”, el cual se representa con un esqueleto y una guadaña. “Anteriormente según las creencias se decía que quien lo llevaba en el cuerpo como un protector solo debía hacerlo por un tiempo ya que si no lo hacia la imagen se alimentaria de la sangre de la persona, pero todo siempre de manera simbólica. En cambio cuando esa persona cambiaba de culto esa simbología se convertía en algo factual o concreto”.
Insistió que “el elemento fundamental en estos rituales es el símbolo vital, es decir la sangre, y por ello es que muchas veces se escucha el faenamiento de muchos animales”.
Por otro lado aseguró que “esto muchas veces se da debido a la falta de valores, éticos y morales que existen a nivel mundial lo cual hace que cada persona se oriente a un mundo cultural distinto”.
Ante un análisis de esta situación el director de antropología continúo: “la comunicación insta a que las personas opten por lo oscuro sin que hay ningún control lo que hace que se viva en un mundo de descontrol”.