Sidebar

 

Es conocida la postura del intendente Irigoyen sobre el basural a cielo abierto, foco de contaminación infecciosa y un verdadero problema para la ciudadanía toda. Tal como lo prometió en tiempos de campaña y en su tercer día hábil de gestión, el propio Jefe Comunal se apersonó en la Cámara de Apelaciones en lo administrativo de la ciudad de Corrientes Capital para presentar un proyecto de obras para encarar de una buena vez la solución definitiva al problema de la basura.

Tal es así que el Jefe Comunal José Irigoyen estuvo en horas de la mañana de este miércoles 13 de diciembre en la ciudad de Corrientes para avanzar con lo que se podría enmarcar como el primer paso para la solución definitiva y saneamiento ambiental del basurero municipal, ubicado en una zona periférica de la ciudad de Curuzú Cuatiá, que ha generado múltiples problemas a varios vecinos linderos, situación conocida por todos.

El intendente, acompañado del asesor letrado del municipio, Luis Tripaldi se presentaron ante la justicia en virtud del expediente judicial N° ECC 134/15 por el cual, el propio Jefe Comunal se apersonó ante los actores judiciales en el ámbito de una acción de amparo para la clausura del basural a cielo abierto. Cabe recordar que ese expediente ya tenía una sentencia emanada por el Foro local en el cual se emplazó a la gestión anterior a cerrar el basural.

Por esta razón, el actual intendente se puso al hombro la causa y se presentó ante la Justicia informando no sólo el hecho de hacerse responsable de lo que ocurre y tomarlo como una cuestión de Estado, sino que además le informó a los magistrados, que elaboró un proyecto de solución definitiva a la cuestión del basural municipal, a través del cual se compromete a recuperar la operatividad de Plamares y que esta planta funcione como relleno sanitario.

Como si esto fuera poco, de manera simultánea, se comprometió a iniciar el proceso de cierre definitivo del basural a cielo abierto y recuperar las condiciones naturales del terreno para entregarlo con la aptitud que corresponde.

La Justicia le otorgó al Municipio de Curuzú un plazo que tiene como tope al 29 de diciembre para presentar ante la misma un plan de obras concreto y diario, que tendrá un máximo de 180 días para recuperar la operatividad de Plamares, ya no más con tratamiento de residuos a cielo abierto, y simultáneamente iniciar el proceso de saneamiento ambiental para recuperar el antiguo basurero municipal y entregar los terrenos de ese basurero, hoy en litigio judicial, en las condiciones que correspondan.

Vale decir, que Irigoyen consiguió a través de gestiones ante el Ministerio de Hacienda y Finanzas de la provincia, que se le otorguen fondos para la materialización de este proyecto. De esta manera, se inicia el proceso de finalización de un gran problema ambiental que aqueja a cientos de vecinos y se empiezan a cumplir con las promesas que se hicieron en tiempos de campaña.

Subdirección de Prensa y Comunicación Institucional del Municipio de Curuzú Cuatiá, Corrientes, Argentinatra ciudad.