Sidebar

 

Se realizó en la Sociedad Rural de Curuzú Cuatiá una reunión en la que participaron el intendente, José Irigoyen; el jefe de la Unidad Regional 3, Comisario Fidel Romero; el juez de Instrucción del foro local, Martín Vega; la fiscal de Instrucción de la Tercera Circunscripción, María Alejandra Talamona; el representante del Rotary Club, Darío Bottero; el presidente de la Sociedad Rural, Ramón Mosna, y quien lo antecedió en el cargo, Orlando Benta. El objetivo del encuentro fue unificar esfuerzos, a fin de combatir el abigeato en la zona, entre otras cuestiones.


"El evento surgió a raíz de que comenzamos a tener problemas relacionados al robo de ganado, tanto de vacas como de ovejas. Entonces, nuestra asociación invitó a representantes de diversos sectores del poder para tratar de solucionar las cosas", expresó Ramón Mosna a EL LIBERTADOR.

El funcionario comentó que ese tipo de delito creció considerablemente con el correr de los años. "No tengo cifras exactas, pero se ve un incremento importante, sobre todo en 2017", declaró. El modus operandi de los delincuentes es variado, robando desde unos pocos animales hasta la totalidad del ganado.

En la reunión se expuso un balance de una serie de aspectos a mejorar, propuestos en 2016, para paliar la situación. El resultado fue sumamente negativo: "No se mejoró en nada, seguimos igual. Empezamos a ver cuáles son nuestras fallas, que en realidad todos las sabemos, pero no las estamos remediando", dijo Mosna.

El año pasado, la Sociedad Rural elevó un proyecto para instalar cámaras de seguridad en los accesos a las rutas y establecimientos rurales, para que se monitoreen desde un centro de control. La iniciativa, un trabajo conjunto con el municipio de Mercedes, no logró avanzar.

Entre las medidas acordadas, se encuentra la de incrementar los controles policiales en los campos e ingresos a la ciudad, ya que actualmente es muy escaso y poco efectivo. También se decidió informar a los productores sobre los procedimientos legales que se deben efectuar ante los robos, además de mejorar las causas judiciales. Sobre esto, el presidente de la Sociedad Rural dijo: "Yo me encontré con un tipo que me estaba robando una oveja, uno va y lo denuncia, pero a las veinticuatro horas está libre. Esto se debe a problemas surgidos en la forma de proceder de la Policía o la Justicia, donde los abogados defensores encuentran un vacío legal y logran la libertad del acusado".

Asimismo, se acordó realizar reuniones periódicas entre todos los presentes, para no disminuir fuerzas. El intendente Irigoyen destacó la "necesidad de hacer tareas concretas y sobre todo expeditivas", y comprometió al Estado municipal a gestionar de manera directa con el Gobierno provincial, con el fin de atacar seriamente la problemática.