Sidebar


Mientras coordinan encuentros con Provincia, apuntan a la gestión macrista por el desfinanciamiento educativo y el "achatamiento" salarial.


Sindicatos docentes correntinos cuestionaron ayer el decreto presidencial, que da por terminadas las paritarias nacionales. La medida impulsada por el macrismo fue manifestada por un comunicado difundido por Suteco.


"Desde la Ctera, repudiamos y rechazamos firmemente la decisión unilateral y arbitraria del Gobierno nacional, que modifica las condiciones de la Paritaria Nacional Docente, que habían sido refrendadas por la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo, y por el Decreto 457 del año 2007. En un nuevo ataque a las organizaciones sindicales docentes, el Gobierno avanza con el desmantelamiento de la instancia de negociaciones colectivas a nivel nacional, modificando de manera unilateral los acuerdos que habían establecido los sindicatos docentes con representatividad reconocida como Ctera, Sadop, CEA, Amet, y UDA", arranca el documento.


En este sentido, resaltan: "Se pretende limitar las discusiones salariales a cada jurisdicción, sin tener la posibilidad de que se discuta a nivel nacional el piso mínimo, ni las condiciones generales para un proceso de recomposición salarial del sector. Es decir, se pretende generar un sistema con más desigualdad entre las provincias y con derechos diferenciales al interior del conjunto de los trabajadores. Al Gobierno le decimos que: No se decreta el fin de la lucha de los Trabajadores de la Educación. No se decreta el fin de la lucha en defensa de la Educación Pública. No se decreta el fin de nuestro compromiso por una sociedad justa e igualitaria. Lo único que va a lograr es fortalecer el espíritu de lucha de todos los docentes argentinos, para seguir peleando contra este neoliberalismo, que pretende sojuzgar y disciplinar a la clase trabajadora".


En menor medida, la Unión de Docentes Argentinos (UDA), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y la Asociación Correntina de Docentes Provinciales (Acdp) también se plegaron a los repudios por una nueva medida del macrismo para limitar la discusión paritaria.