Sidebar

 

Desde febrero están detenidos Jorge Corona y Angelina Lesieux. Tanto el Juzgado de Curuzú como la Cámara de Apelaciones les denegaron el pedido para permanecer en libertad mientras se desarrolla el proceso judicial. Ahora, esperan una respuesta al recurso de casación.



Después de que en las instancias anteriores rechazaron el pedido de excarcelación, la defensa de los ex intendentes de Perugorría, Angelina Lesieux y Jorge Corona, presentó un recurso de casación en el Superior Tribunal de Justicia (STJ). Desde la defensa de quienes están detenidos hace más de dos meses como imputados en una causa por presuntas anomalías en la administración de fondos que Nación envió al Municipio para la ejecución de varias obras, esperan que esta vez la respuesta sea favorable. Caso contrario, ratificaron que irán hasta la Corte Suprema.

“Confiamos en que el STJ les concederá la excarcelación porque están dadas las condiciones, ya que no existe riesgo de fuga y tampoco de que entorpezcan la investigación. Hay que tener en cuenta que las averiguaciones que incluyeron allanamientos y una serie de medidas más, comenzaron a mediados del 2016, o sea, hace más de un año”, manifestaron a El Litoral. Al mismo tiempo acotaron que “inclusive no entendemos por qué está detenido Corona, ya que él ni siquiera era intendente en el período que está siendo investigado en la causa”.

Pero más allá de eso, insistieron en que “puede haber algún tipo de error en la elaboración de la documentación, pero no hubo irregularidades en el manejo de los fondos. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, la Nación envió a la Comuna $13 millones para construir 40 casas. Y ese monto no se concretó en un solo pago, sino que de la fecha fijada para el último desembolso, transcurrieron varios meses hasta que finalmente se concretó. Una cuestión no menor porque durante ese período aumentaron considerablemente los precios de los materiales”.

No obstante, señalaron que “cada una de esas cuestiones se irá clarificando durante el proceso judicial. Ahora lo que planteamos es que no existen argumentos válidos para que ellos sigan detenidos”.