Sidebar

 

La medida tambien alcanza a Esquina, Sauce, Monte Caseros

A un mes y medio de que el Gobierno provincial declarara la emergencia agropecuaria en el sur correntino, por la prolongada sequía que afectó a la Provincia desde diciembre del año pasado hasta los primeros meses de este año, ayer el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, firmó la resolución 106/2018, de adhesión a la ley de Emergencia Nacional Nº 26.509, que comenzó a regir desde ayer, luego de publicarse en el Boletín Oficial. La medida, destinada a productores agrícolas, ganaderos y apícolas de Corrientes, comprende los departamentos de Esquina, Sauce, Monte Caseros y Curuzú Cuatiá.

La misma tendrá una vigencia de 12 meses, contados desde el 1 de marzo de 2018. En la oportunidad también firmó las resoluciones que declaran la emergencia agropecuaria para Santiago del Estero y Córdoba. En este contexto cabe señalar que la prolongada sequía que afectó por más de cuatro meses al sur provincial provocó millonarias pérdidas en el sector agropecuario. Las mismas fueron significativas, según el informe emitido por el Ministerio de Producción de la Provincia detalla que en citricultura el valor de la producción del departamento de Monte Caseros está arriba de 1.000 millones de pesos y estiman pérdidas cercanas a los 200 millones de pesos. En el sector ganadero, las pérdidas son cercanas a 250 millones de pesos, que es la merma de producción en los tres meses de sequía. No obstante, la emergencia alcanza a los departamentos de Esquina, Sauce, Monte Caseros y Curuzú Cuatiá, considerando a la Ruta provincial 25 al sur desde límite con el departamento de Sauce hasta la carretera nacional 119; y la Ruta provincial 126 al sur desde Ruta 119 hasta el límite con el departamento de Paso de los Libres. En tanto que el decreto provincial Nº 763 ya fue presentado el pasado 6 de abril a la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, a los efectos de la aplicación de la ley Nº 26.509. Debido a las escasas lluvias registradas por debajo de las medias históricas y los bajos niveles de reserva hídrica durante los meses de diciembre de 2017, enero y febrero de 2018 que determinaron condiciones de sequía para el sector agrícola, ganadero y apícola, por un año.