Sidebar

 

Sobre la ordenanza antiderechos Nº 3122/18 impulsada por el Concejo Deliberante de la ciudad curuzucuateña, el integrante de la Asociación de Profesionales Católicos, Walter Wolfa, en comunicación con Radiofmtotal dijo que los representantes comunales y los concejales de cada ciudad están facultados para que en el marco del procedimiento legal puedan hacer manifestaciones, expresiones y pronunciarse en cualquier sentido ciudadano.

“Si estoy en desacuerdo más que hacer un repudio en los medios tengo que recurrir a la justicia cuestionando los defectos que tenga ese pronunciamiento”, apuntó.

Asimismo, detalló que la palabra aborto, etimológicamente proviene del latín abortari, el cual significa desprenderse, quitarse algo de encima.

“En ese sentido, qué bueno sería que todas las personas nos quitemos algo que nos hace daño por ejemplo la violencia, la actitud intolerante, la envidia, el resentimiento, el odio y otras cuestiones propias del ser humano”, acotó.

Por tal motivo, manifestó “eso que me quiero quitar no es algo, sino que alguien, es un sujeto.” Luego, agregó “la persona por nacer es una persona, un ser humano distinto a la mamá y al papá.”

Además, señaló que le parece injusto que se decida por una persona que no tiene capacidad de defenderse, expresarse ni manifestarse. “Me parece que no corresponde disponer de lo ajeno”, exclamó.

“Puedo ser dueño de un teléfono pero no de una persona salvo que se tenga la actitud esclavista que en Argentina desde 1813 se extinguió”, ejemplificó.

Continuando, indicó que el nombre del proyecto es Interrupción voluntaria del embarazo. “No puedo repudiarlo porque estaría faltando el respeto a la autoridad eso no quiere decir que esté de acuerdo”, denunció.

También, resaltó que en art.19 del Código Civil se establece que la vida comienza desde concepción. “Este proyecto viola los tratados inconstitucionales del Pacto San José de Costa Rica”, acotó.

A su vez, mencionó que en el actual código penal a partir del artículo 85 se establece que en ciertas circunstancias como la violación es permitido que se practique el aborto.

“Hay dos requisito para poder practicarlo, el primero cuando está en riesgo la vida de la mujer y el segundo, en caso de violación” explicó. Pero, relató “hoy por hoy el proyecto de ley mantiene las dos circunstancias pero agrega un tercer supuesto que puede ser factible el aborto cuando la vida extrauterina es inviable.”

Con respecto a los casos de violación, el doctor, aseguró que él trataría de convencer con argumentos a aquella persona que está por abortar que un crimen se arregla con otro crimen.

Por otra parte, comunicó que la Cadena Nacional de Ciencias Médicas de la República Argentina, establece que la vida comienza de la concepción.

“Si tomamos lo que propone el proyecto que a partir de las 14 semanas de la gestación se puede pedir libremente el aborto, me pregunto qué es eso lo que hay dentro de la mamá”, especificó.

Por ello, dejó en claro que es probable que con ley o sin ley siga habiendo abortos en el mejor centro o en la clandestinidad. “Creo que los 44 millones de los argentinos podíamos hacer algo en conjunto para disminuir la situación del aborto, lo ideal sería cuidarnos y protegernos entre todos y tener mayor conciencia para que haya menos abortos”, advirtió.

“Si mejoramos la responsabilidad, la concientización y estilos de vida habrá menos abortos”, concluyó.