Sidebar

 

 

Tras darle el alta a la niña de 11 años que había estado internada en el Hospital Vidal, la Jueza de menores, Irma Domínguez, en comunicación con Radiofmtotal comentó que del hospital se comunicaron con el juez de turno para advertir la situación de la niña que padecía una hemorragia sin saber cuál era la causal.

“Cuando llegó al hospital de niños, los médicos decidieron derivarla al Hospital Vidal para su intervención de tipo quirúrgica, los médicos de allí advierten que la nena presentaba desfloración de larga data de acuerdo a los informes que nos brindaron, además no sabían determinar si la hemorragia era producto de una maniobra abortiva o si era de algún otro origen”, explicó.

Asimismo, informó que debido a la edad de la niña, dicho hospital mantuvo contacto con la policía de Corrientes, más específicamente, la sección de delitos sexuales, la cual es la encarga de comunicarse con la entrevistada.

“Cuando ellos me envían la información, consideré necesario darle intervención a las autoridades judiciales de Curuzú Cuatiá donde es oriunda porque la investigación no se podía llevar a cabo en la ciudad de Corrientes, por ello inmediatamente me puse en contacto con la fiscalía y le envié todo lo que tenía vía fax y una vez que recepcionaron, ellos se ocuparon de la investigación”, detalló.

A su vez, resaltó que luego de eso perdió contacto sobre la situación penal. “Con respecto a la situación civil como estamos de feria, me iba a comunicar con la parte civil de Curuzú para determinar con quién iba a quedar la niña, es decir al cuidado de qué progenitor”, apuntó.

Además, señaló que se enteró por los medios de comunicación que hay una persona detenida. “Hoy tuve contacto con la progenitora y parece que de la investigación surge este dato, pienso que ya teniendo esa pausa es fácil determinar qué pasó”, agregó.
También, manifestó que una nena de 11 años no tiene la capacidad de disentir una relación sexual. “Por la tanto siempre es una violación”, acotó.

Continuando, indicó que del juzgado le han comunicado que habían decidido que la responsabilidad parental se la iban a entregar al progenitor porque la nena estaba viviendo con la madre. “Es una situación en la que hay que contener porque una niña que vivió toda la vida en el ámbito materno y de repente cambiarle de hábitat y costumbre es un poco complicado, hay que tenerle un poco de paciencia pero provisoriamente no puede quedar con la madre porque no la cuidó ni la protegió”, recalcó.
Luego, aseguró que en dichos casos lo primordial es proteger y brindar tratamientos psicológicos adecuados para ayudar a encauzar en cuanto al cuidado del cuerpo y vida futura.

Por otra parte, destacó que siempre que se da un embarazo de una niña, los hospitales se comunican con el juzgado. “Nosotros indagamos en qué situación familiar vive, cómo es la vida de esa niña y normalmente arbitramos los medios para su protección”, especificó.

Finalizando, relató que aquella persona que sabe de alguna violación o abuso siempre debe comunicarse con las autoridades judiciales. “No es necesario denunciar, no serán parte de una actuación penal, no hay que tener miedo a comunicar”, concluyó.