Sidebar

 
En la tarde de este jueves, una delegación municipal encabezada por el intendente José Irigoyen se presentó en el Comedor Barrial "Risueño" de Juana Sosa en el barrio conocido como "El triángulo".
 
Allí, donde semanalmente pasan entre 50 y 60 niños para almorzar, merendar y cenar de lunes a viernes, se montó un operativo de atención, en donde el Jefe Comunal atendió personalmente a los vecinos que se acercaron al ver el movimiento en el Comedor.
 
Uno a uno, fueron formando fila y el Jefe Comunal escuchó las inquietudes de los vecinos de ese sector carenciado de la ciudad, tomando nota de los pedidos y gestionando soluciones a las diversas problemáticas que les acercaban.
 
También estaba presente personal de Acción Social, con un grupo de profesionales que también atendieron a los vecinos en el lugar.
 
Tras la atención al público, el Jefe Comunal entregó una ayuda económica a la propietaria del comedor, Juana Sosa para poder adquirir elementos que hacen falta para el mismo.
 
Cabe destacar que en este comedor, pasan semanalmente entre 50 y 60 chicos, quienes comparten meriendas, almuerzos y cenas, repartidos de lunes a viernes mientras juegan, se divierten, dibujan y pintan. En tanto que sus madres aprenden oficios en los talleres de bordado y costura que se imparte en el lugar.
 
En contacto con la prensa, Juana Sosa manifestó que este comedor propició la salida de los chicos de la calle, "en vez de estar en la calle, están acá mientras sus madres aprenden a tejer y a bordar", manifestó al mismo tiempo que destacó la loable tarea de sus colaboradoras que cocinan y trabajan con ella en el comedor dejando bien en claro que lo hacen sin cobrar sueldos, "ad honorem" expresó.