Sidebar

 

En la ciudad de Curuzú Cuatía, también hay familias que sufren esta situación y plantean su preocupación al respecto. Mercedes Luque, una mamá con un chico que padece TEA, comentó en exclusivo por Radiofmtotal que su hijo necesita atención especializada, que en la ciudad no se encuentra.

Hace unos meses que un grupo de personas decidió unirse tras un objetivo común que es acompañar a sus hijos diagnosticados con algún tipo de trastorno generalizado del desarrollo TGD o trastorno del espectro autista TEA. Así fue como nació TEA.NIMO, una asociación autoconvocada de familias que tienen uno de los integrantes del grupo con autismo.

A los autistas les cuesta mucho encajar en la sociedad; no es una enfermedad, por eso aún no hay una cura pero sí hay tratamientos que tienden a mejorar la calidad de vida, a la inclusión. Ellos necesitan tratamientos continuos y por tiempo prolongado, y por ello también bregamos”. Este grupo viene trabajando por la aplicación efectiva de la ley provincial de autismo, la Nº 5.809, “que aquí en Capital se cumple, porque hay colegios y escuelas más integradoras, hay más posibilidades de acceder a terapias, pero en las localidades del interior no ocurre lo mismo.

Falta información, concientización en todos los ámbitos”. Vale destacar que Corrientes es la segunda provincial del país con una ley de autismo, “es casi pionera, la primera fue Chubut”. De igual modo, también piden y gestionan para que “se reglamente a nivel nacional la ley Integral de Autismo, la Nº 27.043, y a la que Corrientes debe adherir. Es muy parecida a la nuestra, pero es muy importante porque prevé la formación para profesionales de la salud; el diagnóstico y tratamiento gratuito en cualquier rincón del país, la inserción laboral de las personas con TEA, además de que se lleven estadísticas nacionales y en cada lugar.