Sidebar

 

A meses de la habilitación del relleno sanitario de PLAMARES (Planta de Manejo de Residuos) por parte del gobernador Gustavo Valdés, a través del Ministerio de Hacienda y Finanzas, el Gobierno Provincial continúa impulsando la ejecución del proyecto en la localidad.

Funcionarios de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) de la Unidad Central de Programa con Financiamiento Internacional (UCAPFI), dependiente de la cartera económica, visitaron y recorrieron toda la planta; verificaron la instalación de la prensa compactadora de alta densidad y la cargadora frontal que el municipio adquirió vía licitación. Además, estuvieron con los funcionarios municipales de áreas en la fosa de relleno sanitario, que comenzará a funcionar en poco tiempo.

A través del Ministerio de Hacienda y Finanzas, además de haber invertido $3 millones en la ejecución del proyecto, el Gobierno Provincial continúa acompañando e impulsando al municipio de Curuzú Cuatiá en la implementación de la planta de manejo de residuos en la localidad habilitada por el gobernador Gustavo Valdés en junio pasado.

Funcionarios de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) de la (Unidad Central de Programa con Financiamiento Internacional (UCAPFI), dependiente del Ministerio de Hacienda y Finanzas, visitaron recientemente la Planta de Manejo de Residuos (PLAMARES) en aquella ciudad.

En la oportunidad, Jorge Romero y María Virginia Solís de UCAPFI visitaron y recorrieron toda la planta; verificaron la instalación de la prensa compactadora de alta densidad y la cargadora frontal que el municipio adquirió vía licitación. Además, estuvieron con los funcionarios municipales de áreas en la fosa de relleno sanitario, que comenzará a funcionar en poco tiempo.

PLAN ESTRATÉGICO PROVINCIAL

La obra de relleno sanitario, gestionada y ejecutada por el Ministerio de Hacienda y Finanzas, significó una inversión pública cercana a los $3 millones y da una solución a una problemática de 40 años en la localidad.

Con esta infraestructura, se suplanta el vertido de residuos en predios sin las condiciones adecuadas y no aptas ambientalmente por no estar en condiciones adecuadas a fin de controlar y mitigar los potenciales impactos ambientales que puedan generar.

La ejecución de la obra, elaborada y concretada por la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) del Ministerio de Hacienda y Finanzas, se enmarca en el Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos para Curuzú Cuatiá, y que forman parte del Plan Estratégico Provincial diseñado por la cartera económica correntina.

Curuzú Cuatiá integra la Cuenca Centro Sur dentro de la estructura de regionalización del Plan Estratégico Provincial de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos.

La UEP de GIRSU estima que en 2018 unos 36.968 curuzucuateños generarán un total de 11.469 toneladas de residuos; a 2022 se proyecta una población en la ciudad estimada en 38.284 con una generación de unos 11.877; y en 2025, la unidad dependiente del Ministerio de Hacienda y Finanzas proyectó una generación de 12.193 toneladas con una población que ascendería a 39.301 personas.

ALCANCES

El relleno sanitario está destinado para los rechazos de la planta de separación mecánica PLAMARES donde se procesan mensualmente260 toneladas de residuos, de las cuales se recuperan el 60 por ciento entre materia orgánica y materiales reciclables como cartón, papel, PET, plásticos soplados, telas, aluminio, entre otras.

Actualmente, en Curuzú Cuatiá se generan 260 toneladas de residuos por mes, de las cuales se recupera el 60 por ciento, entre materia orgánica y materiales reciclables como cartón, papel, PET, plásticos soplados, telas, aluminio, entre otros.

Diariamente, la planta de manejo de residuos PLAMARES recibe más de 15 toneladas de residuos domiciliarios sin clasificación en origen, de manera indiscriminada. La Planta cuenta con 28 operarios trabajando en dos turnos consecutivos en una única cinta transportadora para la diferenciación de los residuos sólidos urbanos.

En este contexto y con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población la UEP de GIRSU del Ministerio de Haciendas y Finanzas, ejecutará la obra de habilitación y puesta en operación del relleno sanitario de la localidad.

El restante 40% que no puede ser recuperado es enviado al basural a cielo abierto localizado al oeste de la localidad a 800 metros de la Ruta Nacional Nº 119, en cercanías del acceso a la ciudad.

Esta situación genera impacto al medio ambiente y desaprovecha la capacidad de utilizar los residuos como insumos en procesos productivos que agreguen valor a los mismos y/o desperdiciando formas de generación de energía renovable que podrían optimizar el servicio en la localidad, respondiendo a la demanda creciente.

LA REALIZACIÓN

La obra consistió en la ejecución de trabajos de nivelación, compactación, impermeabilización y construcción de sistema de colección de lixiviados para puesta en operación de relleno sanitario cuya celda ya se encontraba construida.

Las obras se iniciaron durante los primeros días de enero pasado, a partir de la habilitación dispuesta por el gobernador de la Provincia, Gustavo Valdés, y tras la firma de un convenio con la Municipalidad de Curuzú Cuatiá.

El plan fue elaborado por la Unidad Ejecutoria Provincial de Gestión Integrada de Residuos Sólidos Urbano (GIRSU) de la UCAPFI, dependiente del Ministerio de Hacienda y Finanzas.

La primera etapa de la obra integral consistió en la impermeabilización del terreno natural previamente acondicionado. Luego de finalizado los trabajos de limpieza, nivelación y compactación de los 7 mil metros cuadrados que conforman la celda destinada al relleno sanitario, se procedió a la instalación de geo-membrana de 800 micrones de espesor.

El objetivo es lograr la adecuada impermeabilización del terreno natural previamente acondicionado. También se ejecutaron excavaciones de zanjas para recolección y manejo de los lixiviados en el centro de la celda el que será provisto de un sistema de cañerías de PVC ranurado de 200 milímetros, sobre la membrana impermeabilizante de la celda.

Una vez colocados los caños, se procedió a cubrirlos con piedra partida, hasta el nivel de la base del relleno y luego se lo recubrirá con geo-textil, quedando así conformado el sistema de recolección de lixiviados.