Sidebar

 

Por Radiofmtotal en exclusivo  el titular del Departamento de Oncología del Hospital Vidal, Jorge Zimerman, dio cuenta que el nosocomio al que representa “es el único centro de esta especialidad que tiene la provincia de esa magnitud donde se atiende al 65% de la población oncológica de Corrientes”. “Por este punto, llega un momento en el que cáncer no deja de aumentar a comparación de los casos de esta enfermedad que el año pasado tenía 12 millones de casos en el mundo y en este año aumentarán, finalizado el 2018, a 18 millones de casos segundo los datos censados por la Agencia Internacional en la Lucha Contra el Cáncer”, añadió.

Continuando, el profesional de la Salud sostuvo que “ésto significa que los que atendemos en el Hospital Vidal en esta área queremos tener un nosocomio que contenga a los pacientes del sur de la provincia y zonas vecinas, incluso por fuera de Corrientes”.

Respecto a la colaboración que se brinda desde la institución en base a la experiencia adquirida para futuros centros que atiendan estas patologías, el jefe del mencionado departamento contó que “hemos confeccionado un organigrama de cómo funciona un centro oncológico, por un lado está el tema administrativo, y por el otro la contracción de médicos y profesionales, y por otra parte cómo tiene que funcionar el centro y sus directivos. Se le entregó al gobierno la confección del funcionamiento que creamos sistematizado”. “Los mecanismos de habilitación nos da la ARN que es la Autoridad Regulatoria Nuclear) según el funcionamiento de los equipos que están en Curuzú Cuatiá”, agregó.

Zimerman contó, seguidamente que “en su momento, visitamos con el ministro Cardozo el centro de Curuzú Cuatiá y recorrimos toda la obra, esa parte edilicia tiene que tener su permiso. En el lugar donde va el acelerador nuclear tiene dos metros de anchos y en otro sector puede tener otras medidas, los pasillos no pueden pasar a la zona aledaña donde se encuentran los equipos con material nuclear, por lo que necesita la aprobación de la ARN”.

“Una cosa es aprobar el edificio y otra su funcionamiento, porque requiere de gente que lo maneje y estas deben estar autorizadas con los permisos necesarios de la ARN”, explicitó el profesional.

Respecto a la capacitación de los recursos humanos, el médico consultado declaró que “Le ofrecimos a ellos capacitar a los enfermeros que van hacer quimioterapia porque no lo puede hacer un enfermero que no esté especializado, alguien de allí dijo lo mandamos una semana, lo cual no se puede. Le ofrecimos el equipamiento que necesitaran, la cátedra de oncología de la Facultad de Medicina que es la única que hay en una facultad pública en la provincia hasta donde nosotros sabemos, para colaborar con ellos, le ofrecimos rotaciones de médicos clínicos que pudieran trabajar allí para capacitarlos de mejor manera e incluso ellos mismos oncólogos de Italia”.