Sidebar

 

 

La culminación de las obras, habilitaciones técnicas pendientes, condiciones de la transferencia al Estado y la conformación del directorio fijado en la ley serían algunos de los temas sobre los que hablarán. Cardozo insistió en que hay diálogo y ratificó que Valdés ya asignó recursos para el funcionamiento de la entidad.

En el Ministerio de Salud Pública de la Provincia, se realizó ayer una conferencia de prensa sobre la puesta en marcha del futuro Centro Oncológico de Curuzú Cuatiá. Allí, anunciaron que el martes habrá una reunión. Abordarán diferentes temas, tanto cuestiones técnicas referidas a la instalación de los equipamientos, como aquellas de carácter legal vinculadas al funcionamiento del servicio sanitario.

El ministro de Salud, Ricardo Cardozo, junto con el titular del Departamento de Oncología del Hospital Vidal de Corrientes, Jorge Zimmerman, y la directora del área de Asesoría Legal del organismo, Candelaria Campias, fueron los encargados, a partir de las 10, de dialogar con los medios de prensa.

“El martes habrá una reunión en Curuzú Cuatiá en la que, a través del buen diálogo que hay con los nuevos abogados de la señora Bonatti, vamos a tratar de avanzar con el cumplimiento de los distintos requisitos indispensables para la puesta en funcionamiento de un centro de esas características”, comenzó diciendo Cardozo.

Tras lo cual argumentó que el Ministerio de Salud Pública pidió a la señora Elena de Bonatti que remitiera información referida al estado de las obras, habilitaciones y equipamientos a través de una carta documento, porque “es la metodología formal, normal y habitual del Estado para comunicarse con la entidad o persona con la cual está llevando adelante algún tipo de negociación o prestación de servicio”.

En este punto, aclaró que, si bien esto pudo haber generado algún tipo de incomodidad, es la forma habitual de comunicación que emplea el área de Salud Pública. Con respecto a esto acotó que inclusive “ellos nos respondieron de la misma forma”, e indicó que “nosotros tenemos que comunicarnos de manera formal, por lo que no podemos hacerlo a través de las redes sociales”.

Asimismo, en ese escrito “quedó en evidencia que el Centro Oncológico no está terminado y además nos hemos enterado por esa vía que el fideicomiso no lo habían utilizado”, lo cual también demuestra que “la señora Elena utilizó directamente su dinero para la construcción del edificio y que el Estado provincial no tocó un solo centavo”, afirmó Cardozo.

Seguidamente, ratificó que el gobernador Gustavo Valdés ya garantizó que “el Estado está en condiciones de hacerse cargo del Centro Oncológico una vez que esté terminado el edificio y orientado el tema de las habilitaciones, ante la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), para lo cual los representantes de la señora Bonatti se han comprometido”.

En tanto, recordó que el primer mandatario provincial ya anunció que “se van a destinar 100 millones de pesos por año para el funcionamiento y mantenimiento del Centro Oncológico”. Pero al mismo tiempo “ya se han hecho las reservas presupuestarias para un fondo mensual como tienen los hospitales y para sueldos del personal”, añadió el ministro.

Luego, remarcó: “Estamos sumamente agradecidos con la señora Elena Bonatti y la idea es seguir trabajando y conversando seriamente”. Por eso, reiteró que el martes habrá una reunión en Curuzú Cuatiá entre los representantes de la citada donante como así también del Gobierno de la Provincia, cuya delegación estaría integrada por Cardozo, el ministro de Coordinación y Planificación, Horacio Ortega, por Zimmerman, Campias y el fiscal de Estado.

En ese contexto “se abordarán todos los temas: qué hace falta en cuanto a recursos y habilitaciones, y cómo será la administración del centro. Se van a tratar todos los puntos que sean necesarios para avanzar con este proyecto que, sin lugar a dudas, es de gran importancia para todos los correntinos. Y por eso agradecemos sinceramente el aporte de la señora Bonatti”, expresó Cardozo en diálogo con El Litoral.
Plazos

Por su parte, Zimmerman recordó que la puesta en funcionamiento de un servicio de oncología demanda tiempo, porque se deben cumplir una serie de requisitos.
Para graficar sus dichos, explicó que “una vez terminado el edificio se deben armar los equipos. Y, por ejemplo, para desarmar el cajón en el que está el acelerador lineal y volver a armarlo, la tarea puede demandar unos dos meses. Después de eso viene otra etapa más tecnológica que puede requerir de otros dos o tres meses. Además, se necesita un físico para hacerlo y hasta probablemente dos”.

“Pero ahí no termina todo, después hay que enviar la documentación de las instalaciones realizadas. Es decir, hay una serie de pasos que se debe cumplir”, insistió.
“Realmente todos queremos que esto funcione y tal como dijo el ministro y el propio Gobernador, se está haciendo todo el esfuerzo para que así sea”, concluyó Zimmerman en diálogo con este diario.