Sidebar

 

Lo hizo, junto a miembros de su gabinete en la segunda luna del II Festival Curuzucuateño que en esta edición lleva por nombre "De Pandorga y Miel" que congregó a más de 25 conjuntos y figuras del chamamé, entre los que se encontraban Mateo Villalba, Antonio Tarragó Ros, Rubén Rodríguez, Roberto Romero, Jorge y Juancito Güenaga, Pelusa Canteros, Los Hijos de los Barrios, de Brasil Renato Fagundes, entre otros.



En la primera noche, se homenajeó, en presencia de Juan Pedro Sorribes, a su padre el recordado músico y ex intendente de Curuzú "Quique" Sorribes, por quien esta edición del Festival lleva el nombre de una de las interpretaciones que más identifica a Curuzú como lo es "De Pandorga y Miel".

En la segunda noche, se lo reconoció al músico curuzucuateño, varias veces laureado Juancito Güenaga, a quien el Jefe Comunal entregó un reconocimiento a su trayectoria de 50 años con nuestra música y también el joven músico Luis Villalba, uno de los organizadores del evento, entregó una réplica de la cruz grabada encontrada en La Cañada.

En la oportunidad el intendente manifestó sentirse "honrado al compartir este momento con todos ustedes", agradeciendo la presencia del público local y visitante al igual que a todos los músicos, no sólo de Curuzú sino los que vinieron de otros lugares.

"Uno se siente cada vez más fortalecido tras cada evento que hacemos evocando a nuestra cultura", dijo y recordó que la gestión municipal que lo tiene como principal figura "a lo largo de este año de gestión ha demostrado en varias oportunidades, y con mucho esfuerzo, el acompañamiento a nuestros músicos, siempre apostando a la cultura" y remarcó que "lo vamos a seguir haciendo".

}También destacó a la organización del festival, impulsada por jóvenes músicos "para quienes pido un fuerte aplauso, porque ellos son los que hacen que el chamamé siga de generación en generación y siguen plantando las semillas para que nuestra cultura y nuestra música siga en camino", señaló.