Sidebar

 
 
Finalmente, en la cálida jornada de verano de este viernes 25 de enero, llegó el día muy esperado por muchos: Nada menos que la inauguración de un nuevo Centro de Prevención de Desnutrición Infantil, impulsado por la Asociación Civil CReCeR Curuzú Cuatiá.
 
La sede de este Centro, que viene desde hace mucho tiempo acondicionándose, se encuentra dentro del predio del Ejército Argentino, en inmediaciones de la intersección entre Avenida República Oriental del Uruguay y Serradori, y se enmarca en una muestra más de apertura, de servicio y de colaboración de la institución Ejército Argentino para con la sociedad civil.
 
Este Centro, denominado CReCeR Curuzú Cuatiá, comenzó con una idea inspirada en los Centros CONIN, una institución que hace más de 25 años trabaja en nuestro país, inspirada en el modelo chileno para combatir la desnutrición y mortalidad infantil en la Argentina.
 
En Curuzú Cuatiá, el Centro CReCeR está presidido por el Ingeniero Agrónomo Claudio María Gay, la escribana Gladis Norma Torres, y el tesorero Agustín Belaustegui, entre otros.
 
El acto se celebró en uno de los edificios que el Ejército Argentino tiene en el lugar mencionado y se realizó en presencia de autoridades municipales, encabezadas por el intendende José Irigoyen, el vice intendente Guillermo Morandini, la coordinadora de Saneamiento Ambiental, Gabriela Crespi y el subdirector de Liquidación de Sueldos, Agustín Chiappe, como así también el vice presidente segundo del Honorable Concejo Deliberante, Gabriel Balceda, entre otros.
 
También estaban presentes, personal del Ejército Argentino, encabezados por el General de Brigada Miguel Enrique Lugand, el cura párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar y capellán del Ejército, Norberto Damelio, miembros de la Asociación, y público en general.

Mauro Brown
 
Minutos después de las 19, comenzó el acto, con las palabras del contador Mauro Brown, uno de los impulsores de esta gran idea y vocal primero de la Asociación CReCeR, quien se mostró muy agradecido con las autoridades municipales y con el Ejército Argentino por este emprendimiento, como así también "con cada uno quienes de una forma u otra colaboraron para que ésto salga en Curuzú".
 
"Hemos finalizado ésta primera etapa", dijo ante los presentes refiriéndose al acondicionamiento de las instalaciones y los trámites administrativos que tienen que ver con personería jurídica y reglamentación con los organismos recaudadores del Estado, como AFIP y Rentas.
 
Acto seguido, explicó el motivo de la creación de ésta Asociación y la misión que cumplirán en Curuzú, mencionando las diferencias entre la pobreza temporaria y la pobreza estructural.
 
La primera tiene que ver con la pérdida de un trabajo de uno de los miembros de una familia tipo, la segunda es la más grave y "esa es la que vamos a atacar", expresó.
 
En el contexto de la pobreza estructural, se produce una cadena, en la cual "los hijos de las familias pobres debido a falta de medios, educación y condiciones sociales tienen hijos a quienes no pueden alimentarlos de manera suficiente, sobre todo en los primeros años de vida que es cuando el cerebro necesita de nutrientes que van a condicionar la vida de éstas personas en el futuro".
 
"En la pobreza estructural, al no estar bien alimentado el sistema nervioso central, se genera una cadena que condena a la persona a volver a la pobreza, ya que no tiene la capacidad de conseguir mejores trabajos y el chico vuelve a repetir la historia de sus padres", explicó.
 
Teniendo en cuenta ésto, en el Centro, se van a atender a niños de 0 a 5 años carenciados, y a madres en gestación que se encuentren dentro de esta condición socioeconómica. 
 
"Hay cuatro profesionales que van a atender a los chicos: pediatra, nutricionista, psicopedagoga y asistente social y a las madres se les dará una capacitación de cómo hablar y tratar a sus hijos y se les enseñará un oficio como costura o alguna actividad que les pueda servir para defenderse mejor en la vida", sostuvo Mauro Brown.
 
"Quiero agradecer al General Miguel Enrique Lugand por el apoyo, al intendente José Irigoyen y a todos aquellos que de una u otra manera contribuyeron a que ésto salga, que tiene como único fin lograr la igualdad de oportunidades que permite una sociedad más justa", cerró su discurso.
 
Miguel Enrique Lugand
 
A continuación, hizo uso de la palabra, el general de Brigada y Comandante de la Primera División del Ejército, Miguel Enrique Lugand quien comenzó diciendo: "Estas palabras de agradecimiento para mí persona, en realidad son destinadas al Ejército Argentino", al mismo tiempo que contó que ésta tarea comenzó con una reunión entre el General y Mauro Brown hace varios meses, y que tras gestiones realizadas ante los mandos del Ejército, se pueden concretar hoy.
 
"Quiero agradecer por poder participar en ésta responsabilidad", dijo y agregó dos conceptos que son importantes: Uno radica en el servicio y el otro en el mismo pero de manera voluntaria y desinteresada.
 
"En el Ejército, a ésto se llama servir, y para nosotros servir, es renunciar a un montón de cosas para lograr algo en beneficio de otros".
 
"Y el otro concepto, es que ninguno va a pedir nada a cambio por este servicio y por eso este desafío es atrevido. Atrevido, como les digo a mis soldados, de atreverse a tratar de hacer las cosas en beneficio de alguien, y ésto hay que destacarlo sobre todo en una sociedad tan carente de valores, en la que algunos prefieren mirar al costado en lugar de comprometerse. Por eso, muchas gracias por incluirnos", dijo el General.
 
José Irigoyen 
 
Quien cerró la ronda de oradores de esta inauguración fue el Jefe Comunal José Irigoyen, quien, en primer término, agradeció a todos los presentes, y expresó el compromiso de "acompañar desde el Municipio a todo lo que esté a nuestro alcance para ésta Asociación".
 
"Es un honor acompañar éste acto tan importante que significa el compromiso social que debemos tener todos en esta parte de la vida de los niños, y por eso quiero felicitar a todas las personas que han decidido conformar esta Asociación y ratificarles que siempre van a tener el acompañamiento mío y de todo el Municipio".
 
"Quiero agradecer a Mauro Brown y también al General Lugand quien habló de servicio, y recordaba en esos días complicados de las inundaciones, al compromiso del Ejército para con nosotros y nos admirábamos con el vice intendente de la compañía que nos prestó el Ejército en esos duros momentos que padecieron muchos de nuestros vecinos".
 
"Por eso quiero felicitarlos a todos, porque éste acto habla justamente de la vocación de servicio y del compromiso, que hoy en día, es muy difícil encontrar a personas que se comprometan con alguna causa, que destinen horas de sus tareas personales y de vida familiar para ayudar a otros, esto es algo para destacar y para felicitar", expresó el Intendente.
 
Y para ir cerrando, afirmó que "la única forma de hacer los cambios que muchos querémos en nuestra sociedad, es juntarnos y comprometernos como lo sabemos hacer", finalizó.
 
Luego de las palabras del Jefe Comunal, el presbítero Norberto Damelio realizó la ceremonia de bendición de las instalaciones y posteriormente se realizó el tradicional corte de cintas, un brindis y una foto institucional en el frente del edificio".