Sidebar

 

Un mu­cha­cho de 20 años per­dió una de sus pier­nas a con­se­cuen­cia de un gra­ví­si­mo ac­ci­den­te ocu­rri­do en Cu­ru­zú Cua­tiá dí­as atrás, cuan­do cho­có mien­tras es­ta­ba a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta. Un co­che fue el otro ro­da­do pro­ta­go­nis­ta del si­nies­tro y, se­gún fuen­tes ex­tra­o­fi­cia­les, ha­bría arro­ja­do po­si­ti­vo en las prue­bas del al­co­test que hi­cie­ron lue­go del ac­ci­den­te.


Con res­pec­to a la víc­ti­ma, no se de­ta­lló cuál de sus miem­bros in­fe­rio­res de­bió ser re­mo­vi­do. El dam­ni­fi­ca­do fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Es­pín­do­la.
Du­ran­te el do­min­go, a las 6, se pro­du­jo la co­li­sión en­tre el au­to­mó­vil y la mo­to­ci­cle­ta de al­ta ci­lin­dra­da, en la es­qui­na de ave­ni­da La­pri­da y ca­lle Cas­te­lli (fo­to).


Lo que se se­ña­ló des­de dis­tin­tas fuen­tes, es que la mo­to­ci­cle­ta, de mar­ca Mo­to­mel de 150 cen­tí­me­tros cú­bi­cos, cir­cu­la­ba por la ave­ni­da La­pri­da y, al lle­gar a Cas­te­lli, in­gre­só por es­ta ca­lle bre­ve­men­te pa­ra ha­cer un gi­ro en U y re­tor­nar a la ave­ni­da, pe­ro en sen­ti­do con­tra­rio al trán­si­to.


No obs­tan­te, al ha­cer es­to, fue atro­pe­lla­do por el au­to­mó­vil, un Volks­wa­gen Bo­ra, que iba con sen­ti­do Sur a Nor­te. Pre­sun­ta­men­te, uno de los ro­da­dos ha­bría cir­cu­la­do a gran ve­lo­ci­dad, lo que pro­vo­có que el otro no pu­die­ra es­qui­var­lo.


En con­se­cuen­cia, se pro­du­jo un fuer­te im­pac­to que hi­zo que la mo­to que­da­ra so­bre el ca­pó del Bo­ra, abo­llán­do­lo, y des­tru­yen­do el pa­ra­bri­sas de­lan­te­ro.
Tras el cho­que, agen­tes po­li­cia­les y un equi­po sa­ni­ta­rio fue­ron has­ta el si­tio pa­ra asis­tir a las víc­ti­mas.


Es­pín­do­la fue hos­pi­ta­li­za­do jun­to a una chi­ca de 18 años que iba de acom­pa­ñan­te en la mo­to­ci­cle­ta, quien su­frió va­rios gol­pes a cau­sa del cho­que y la ca­í­da. En tan­to, el con­duc­tor del au­to­mó­vil re­sul­tó ile­so. Quien se lle­vó la pe­or par­te es el mo­to­ci­clis­ta al cual se le am­pu­tó una pier­na, se­gún tras­cen­dió ayer.
En el ca­so in­ter­vi­nie­ron agen­tes de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, por asun­tos de ju­ris­dic­ción.


Los ve­hí­cu­los de los pro­ta­go­nis­tas fue­ron se­cues­tra­dos y se en­cuen­tran ac­tual­men­te en la sec­cio­nal men­cio­na­da.