Sidebar

 

Se trata de Agustina Peña, nacida en el Paraje Yatay, que por cuestiones laborales debió mudarse a otro lugar. Hace casi una década maneja su propio camión, y a pesar de que es su pasión, reconoce que “es un ambiente duro, y poco acostumbrado a ver a una mujer manejar”.

Agustina Peña es una curuzucuateña, nacida en Paraje Yatay, que triunfa desde hace 9 años arriba de un camión de carga. Vive en Arequito, provincia de Santa Fe, y junto a su pareja, trabajan en una empresa que transporta materia prima a los puertos provinciales, y a otras provincias como Tucumán, Salta y Santiago del Estero.

Por Radiofmtotal contó su historia de vida. “Es una vida muy dura, realmente te tiene que gustar para poder llevar esta vida”, reconoce y aclara “es mi pasión, desde que aprendí a manejar siempre soñé con subirme a un camión y vivir de ello”.

“Hace 15 años vivo en Arequito, y desde hace 9 que me largué sola en un camión”, comentó. “Nací en el Paraje Yatay, de Curuzú Cuatiá, y mi vida nunca tuvo que ver con los camiones, porque me crié en el campo con los animales; aún así siempre me gustó el camión”, agregó.

Respecto de sus inicios en el rubro, reconoció que no fue fácil. “Al principio me costó mucho, porque no me tomaban en serio, me veían y se reían de mí; con el tiempo fui ofreciendo mis servicios para el camión y tuve la suerte de que una pareja que tiene una pequeña empresa nos contrató a mi pareja y a mi”. “Las primeras veces manejaba de noche en el camión de mi pareja, porque no tenia mucha experiencia, y para evitar los controles, luego pude sacar la licencia de conducir con todos los estudios psicofísicos aprobados y subirme a un camión propio”, recordó.

“El ambiente es duro, realmente tenes que ser un apasionado para estar en este rubro, más aún siendo mujer, porque en algunos puertos no hay lugares acondicionados para mujeres, y tenes que arreglártelas como puedas”, contó.

“Sin embargo, cada vez somos más las mujeres que estamos arriba del camión y nos vamos abriendo camino, es lindo encontrar a colegas en la ruta y que tengan la misma pasión, y los puertos de a poco se van acomodando a la mujer”, asintió.