Sidebar

 

A través de imágenes que hemos recibido en la redacción de Agencia Curuzú, se puede ver claramente cómo hay personas que siguen sin respetar las normas de tránsito en la ciudad. O, lo que es peor aún, no respetan sus vidas ni la de sus hijos.

Desde hace varios meses atrás la Municipalidad de CuruzúCuatiá ha intensificado los controles de tránsito en las arterias principales de la ciudad, haciendo foco en aquellos puntos donde se producen la mayor cantidad de siniestros viales.

Además, ha incorporado los controles de alcoholemia y de documentación de vehículos en lugares de mucha concurrencia y en horarios pico. Entendemos que, más alla de la queja de algunos vecinos, los controles servirán para mejorar nuestras conductas como ciudadanos a la hora de subirnos a un medio de movilidad y respetar las normas de tránsito y convivencia.

A pesar de todo ello, hay personas que desafían, consciente o inconscientemente, a las autoridades y continúan infringiendo las normas de la ciudad. Tal es así, que en las imágenes que hemos recibido se puede ver a una persona mayor de edad conducir una motocicleta en calles de nuestra ciudad, con un pequeño niño sin las medidas de seguridad. No lleva casco, no lo traslada correctamente, preservando su integridad o la del niño. Lo que es peor aún, no se percata del riesgo que comete al hacerlo, y del riesgo al que expone a ese niño al llevarlo de esa manera.