Sidebar

 


La permanencia constante de menores de edad en una casa del barrio Yaguá Rincón, de la ciudad de Curuzú Cuatiá, distante a 320 kilómetros de la Capital correntina principalmente en horarios de la noche llamaba la atención de los vecinos de esa zona de la ciudad quienes advertían que en el lugar se comercializaban estupefacientes.

Las sospechas fueron reflejadas en una causa por violencia en el ámbi¬to provincial, donde un testigo aseguró que en ese domicilio había una mujer que proveía de drogas a los menores de edad. Y, debido a que el hecho denunciado debe ser investigado por las autoridades federales, los funcionarios del Ministerio Público Fiscal de Curuzú Cuatiá remitieron el dato a la Fiscalía Federal de Paso de los Libres, que tiene jurisdicción en las zonas Sur y Este de la provincia.

El fiscal federal Fabián Martínez coordinó entonces una serie de averiguaciones con los especialistas de la delegación Paso de los Libres de la Policía Federal Argentina que corrobora¬ron los datos y lograron identificar a la responsable del kiosco de drogas.

Las averiguaciones resultaron en un allanamiento realizado el sábado en horas de la tarde, casi al oscurecer, en una vivienda ubicada en esa barriada de la periferia de la localidad.

Los uniformados llegaron hasta el inmueble emplazado en la esquina de las calles Alberti y Laprida con equipos antidisturbios y con una orden de allanamiento autorizado por el Juzgado Federal de Paso de los Libres para requisar el inmueble.

Cuando llegaron, con un grupo de testigos, advirtieron que, efectivamente, había un número importante de menores de edad.

Fue cuando detuvieron a la dueña del lugar, una mujer que había sido nombrada en el expediente provincial como la dueña del kiosco de drogas.

En el lugar hallaron 80 dosis de cocaína que estaba dispuesta para la venta, balanzas de precisión, dinero en efectivo, teléfonos celulares y, además, una importante cantidad de harina de maíz mezclada con cocaína que estaba por ser fraccio¬nada.

Tras esto, la sospechosa quedó privada de la libertad y fue trasladada a la Delegación de Paso de los Libres de la fuerza de seguridad interviniente, donde aguarda a que se le tome declaración como imputada por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.

El caso debe ser remitido al Juzgado Federal de la Ciudad de Paso de los Libres para que continúe la investigación por hechos relacionados con este delito.

El allanamiento de la PFA se produjo en una zona de alta conflictividad social y donde, según una denuncia realizada en el fuero provincial, existen centros de venta de estupefacientes.s

Fuente: www.nortecorrientes.com