Sidebar


Así lo manifestó el especialista en seguridad presidencial, gubernamental y coorporativa, Martin Duran, en declaraciones exclusivas a Radiofmtotal. Explicó el protocolo de uso y qué efectos causa en el cuerpo al ser activadas.

El Gobierno Nacional publicó el reglamento general para el empleo de armas electrónicas no letales (pistolas Taser) por parte de los miembros de las fuerzas policiales y de seguridad federales. Estas pistolas logran reducir a los delincuentes a través de una descarga eléctrica para poder detenerlos, esposarlos, y podrán ser utilizadas por Gendarmería Nacional, la Policía Federal Argentina, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Prefectura Naval..

Al respecto, Durán explicó que “es un arma táctica de apoyo que se diferencia de un arma letal porque en lugar de balas, emite descargas eléctricas que logran reducir a una persona”.

“Si le disparamos con un arma de fuego a una persona que está cometiendo un delito que no es grave, le podemos causar daños irreversibles por el resto de su vida. En cambio con la pistola Taser lo que se hace es reducirlo para esposarlo y llevarlo ante la justicia” argumentó.

Recordemos que la Taser funciona mediante un mecanismo que al disparar el arma se rompe la barrera de enfrente y comienzan a viajar dos cable con carga positiva y negativa que atraviesan la ropa, y que al impactar sobre el cuerpo, cierran el circuito y le produce una descarga.