Sidebar

 

Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar


"Me dijo que está cansado de estar así y a mí me parte el alma", expresó con conmovedora angustia Carolina Vergara, mamá de Martín, un joven correntino que sufre de cáncer, y cuyo estado de salud es cada vez más delicado. Por lo tanto, debe permanecer internado, aislado del resto de los pacientes, y ello implica un costo que su familia no puede afrontar por sus propios medios.

 

Por Matías Resano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


"Me dijo que está cansado de estar así y a mí me parte el alma", expresó con conmovedora angustia Carolina Vergara, mamá de Martín, un joven correntino que sufre de cáncer, y cuyo estado de salud es cada vez más delicado. Por lo tanto, debe permanecer internado, aislado del resto de los pacientes, y ello implica un costo que su familia no puede afrontar por sus propios medios.

Por esta razón, requiere de una acción solidaria en materia económica, de manera urgente. Un malestar estomacal desencadenó en un diagnóstico impensado, doloroso y complejo, puesto que las autoridades médicas del Centro Médico de la ciudad de Corrientes le informaron a Martín Basconcel y a su familia que padecía un sarcoma de Ewing.

Al respecto, Carolina, mamá del adolescente de 15 años, detalló a Crónica que "el tumor está alojado en el abdomen. Es un cáncer muy raro que los doctores no saben por qué se alojó en ese lugar. Esta enfermedad habitualmente afecta a los huesos, pero en su caso no fue así. Existen muchas complicaciones porque no puede ingerir comidas, y como el tumor está creciendo, presiona al estómago y no puede incorporar alimentos, ya que los devuelve".

"Ahora sé lo que es tener a una persona que amás que esté pasando por un cáncer, y encima nos dicen que no es común, sino que es raro, que no saben cuáles son las causas, peor es" expresó la mama de Martín.

Por si fuera poco, Carolina reveló que "se estaba alimentando mediante una sonda gástrica, pero en los últimos días se complicó porque comenzó a despedir líquido por causas que se desconocen. Cada día nos encontramos con una dificultad más". Ante semejante estado de situación, los especialistas determinaron que Martín deberá someterse a un tratamiento en base a sesiones de quimioterapia, a realizar cada dos semanas, en un plazo que se extenderá entre los ocho y doce meses.

En tanto, el menor continuará en el centro de salud, en una habitación acondicionada para él solo, dado que los médicos recomendaron un reposo en soledad y tranquilo, no expuesto a otros pacientes. Sin embargo, dicho requerimiento consta de un gasto de 1.800 pesos diarios de internación, una suma prohibitiva para los módicos ingresos familiares.

Por esta razón, se pusieron en marcha cruzadas solidarias en las redes sociales, fomentando la necesidad de todo tipo de colaboración monetaria hacia el paciente y difundiendo diferentes iniciativas con el fin de recaudar fondos. Una ayuda que puede brindarse al 3774 - 15445760.

Mientras tanto, el sufrimiento del propio Martín recrudece a medida que su estado desmejora, a causa de una enfermedad cuyas causas y secuelas son todavía motivo de incógnita para los doctores. En este sentido, Carolina confesó que su a hijo "lo vi llorar por primera vez, y decir cosas que no imagine que las diría, como que estaba cansado, que si iba a vivir así mejor morir, sentía mucha impotencia".

Por su parte, frente a tan impactante reconocimiento, la mamá del adolescente reconoció que "ahora sé lo que es tener a una persona que amás que esté pasando por un cáncer, y encima nos dicen que no es común, sino que es raro, que no saben cuáles son las causas, peor es. Pero hay que aferrarse a la fe y mantener la esperanza, lo único que duele es verlo así él, y que diga que no puede soportar lo que está pasando, eso me pone peor".