Sidebar

 

El hombre fue capturado el jueves en el puesto caminero de Ibicuy (Entre Ríos), en el límite con la provincia de Buenos Aires. La Policía de Corrientes trasladó a Curuzú Cuatiá a un camionero boliviano que escapó luego de atropellar y matar a una mujer en el ingreso a esa ciudad. Se trata de Edi González Morillo, de 34 años, quien conducía un camión Mercedes Benz con una carga de tomates desde Corrientes a Buenos Aires. El camionero fue detenido en el puesto caminero ubicado en Ibicuy, Entre Ríos, en el límite de esta provincia y Buenos Aires, según fuentes oficiales.

En la mañana del viernes, una comitiva policial trajo al conductor desde Ibicuy hasta Curuzú Cuatiá, a donde llegó en horas de la tarde y prestó declaración.

El siniestro ocurrió el jueves a la mañana en la Ruta 119, kilómetro 34, a la altura del puente del arroyo Curuzú, distante a 10 kilómetros del acceso a esa ciudad ubicada al sur de la provincia. Alrededor de las 6, la Comisaría 2ª de Curuzú Cuatiá fue informada de que un cuerpo yacía a un costado de la cinta asfáltica. Cuando los agentes llegaron al lugar encontraron un cadáver destrozado que luego se pudo determinar que era de una mujer y que en ese momento no llevaba documentación. Posteriormente fue trasladada a la morgue local y luego de unas cuatro horas se logró localizar a la familia que la identificaron como Susana León, de 47 años, quien se domiciliaba en inmediaciones de donde ocurrió la fatalidad.

Con respecto al accidente, de acuerdo a detalles brindados por los investigadores, se encontró un trozo de paragolpes que permitió determinar, según los primeros indicios, el color del vehículo involucrado en el hecho. Luego, con las cámaras de seguridad del peaje de la Autovía 14 se pudo identificar a un camión que llevaba un cargamento de tomates que presentaba daños materiales en el frente y que circulaba en sentido Norte-Sur.

Posteriormente se dio el alerta a todos los puestos camineros de la provincia de Entre Ríos, ya que el conductor iba en esa dirección, y en horas del mediodía en el puesto caminero de Ibicuy, la Policía entrerriana interceptó al camión sospechoso. Fuentes consultadas por NORTE de Corrientes dijeron que “estaba a pocos kilómetros de ingresar a la provincia de Buenos Aires, ahí ya iba a ser otra cosa, iba a ser difícil su localización”. El chofer manifestó: “Tenía roto el paragolpes porque había tenido un accidente menor en Corrientes y la policía me permitió seguir viaje después de realizar todos los trámites”, lo que fue descartado. Según adelantaron las autoridades, al rodado le faltaba un trozo de paragolpes que encajaría con el resto de plástico encontrado en la escena del accidente.