Sidebar

 

Sospechan que presentó documentos apócrifos que pasaron el filtro de las autoridades gubernamentales. inician acciones administrativas.



Había dado clases de Historia a estudiantes secundarios durante tres años que asistían a las tres instituciones en las que figuraba como docente. Tomaba exámenes con los que aprobaba a los alumnos, pero también asistía a charlas de educadores y reuniones de padres. Tiene 28 años, y era conocido en el ámbito académico de la ciudad de Curuzú Cuatiá por su actividad en las instituciones educativas. Ejerció como profesor de Historia durante tres años, hasta la semana pasada, cuando un directivo de una escuela secundaria en la que dictaba clases le solicitó el título de docente, y fue cuando su mentira quedó al descubierto: sólo había cursado dos años de profesorado. El caso es el de CED que había llegado a la localidad de Curuzú Cuatiá años atrás desde la provincia de Formosa, y comenzó a ejercer como docente en tres escuelas estatales. Para ello se habría inscripto en el registro de docentes estatal, donde no hubo objeción tras la presentación de sus documentos. “Aparentemente estaba inscripto en el Ministerio de Educación y le habían habilitado a dar clases, contó a NORTE de Corrientes uno de los administrativos de una de las escuelas a las que el supuesto docente asistía cotidianamente. Durante las últimas semanas un directivo de una escuela secundaria le había solicitado el título original que, según figuraba en los registros, lo había obtenido de un Instituto Superior de Formación Docente Continua y Técnica del interior formoseño. Según trascendió, en primera instancia habría puesto excusas para llevar el documento, y en los últimos días explicó que el título se había extraviado. Es por ello que, ante la duda, los administrativos del colegio se comunicaron con la institución en la que supuestamente se había recibido donde informaron que “había cursado dos años, pero adeudaba materias de primero”. Además, las copias que había presentado aparentemente tenían sellos apócrifos que no se correspondían con los de la institución en la que había cursado los estudios, informó el medio de noticias Agencia Curuzú. Tras esta situación el supuesto profesor presentó la renuncia la semana pasada, y abandonó la ciudad. La situación fue denunciada a la Supervisión Zonal de Escuelas donde se tramita un sumario administrativo, según dieron a conocer autoridades escolares. El trámite debería continuar en ese área desde donde se debería informar del hecho a los administrativos del Ministerio de Educación. “Esto es muy reciente, todavía en la supervisión se están realizando los primeros trámites de administración”, explicó un representante de una de las instituciones escolares de Curuzú. Aclararon que aun cuando el hecho se descubrió en una de las tres escuelas secundarias en las que trabajaba CED, las otras dos también habrían dejado cesante al investigado hasta que se aclare la situación. Hasta el momento no existirían acciones judiciales por este tema. Los docentes consultados por este hecho -quienes pidieron el resguardo de sus identidades- estiman que de hallarse documentaciones apócrifas, le correspondería a los funcionarios provinciales tramitar una denuncia judicial por el supuesto delito de falsificación de documento público.