Sidebar

 

En Curuzú Cuatiá, una de las candidatas a Concejales por la Lista 40 de Libres del Sur (LDS) es María “Maru” Soberón, una joven transexual con una historia cargada de lucha contra la discriminación, por la identidad de género, y por la inclusión laboral y social. Hoy tiene 31 años y quiere ser Concejal para bregar por los derechos de todos los vecinos de su ciudad con proyectos tendientes a generar conciencia social y facilitar el acceso a puestos dignos de trabajos para todos.

“Maru” vivió toda su vida en el barrio Centenario de Curuzú Cuatiá. Si bien recibió siempre el apoyo de su familia, desde pequeña padeció reiterados casos de discriminación y exclusión que muchas veces lograron desanimarla. Pero ella tuvo en claro siempre sus objetivos y fue descubriendo el poder de la lucha diaria para llegar a sus metas.

Estudiar por las noches para concluir su secundario y trabajar a la vez, era la única opción. Pese a que en un principio fue rechazada en varios trabajos, consiguió luego trabajos en el cuidado de adultos mayores y como empleada doméstica, hasta que accedió a su actual trabajo como empleada de comercio, en un local en el que se desempeña ya desde hace 9 años.

Su historia de vida la motivó a involucrarse en política, en el afán de alzarse como una voz representativa de todos las personas que necesitan hacer valer sus derechos en los espacios de poder, y legislar en favor de sus vecinos.

Actualmente es candidata a Concejal “Por una ciudad más inclusiva”, con la Lista 40 de LDS, la misma que a nivel provincial apoya las candidaturas de CAMAU Gobernador; NITO ARTAZA Vice; y GABRIEL ROMERO, Diputado Provincial; mientras que para la Intendencia de Curuzú, respalda la candidatura de Alicia Locatelli.

Junto a su compañero de lista, Pedro Giménez, buscan acceder a una banca en el Concejo Deliberante de la Ciudad para trabajar en varios aspectos: exigir control tarifario en el servicio público; reclamar seguridad en la ciudad; brindar respuestas a reclamos vecinales; y para promover una ciudad “libre de contaminación”, entre otros objetivos que incluyen planes y programas de acción en todas las áreas municipales.

DIVERSIDAD E INCLUSIÓN

“Pese a que la nuestra es una ciudad todavía muy cerrada, la gente en los barrios nos recibe muy bien y tenemos gran aceptación”, manifestó con expectativas “Maru” Soberón, en un contacto con el equipo de prensa de LDS Corrientes. Por ser una joven transexual, ella cree que “el desafío es doble”, lo cual la entusiasma aún más y hace que su compromiso sea cada día más firme.

“En nuestra sociedad, el pensamiento común es que por ser Trans, el único trabajo posible es el de la prostitución. Y eso no es así. Somos seres humanos, con capacidades para desarrollar cualquier tipo de actividad laboral”, sostiene la candidata, al tiempo que considera que la candidatura es para ella “una oportunidad” para dar a conocer sus ideas y defender los valores del respeto a la diversidad y la inclusión como herramienta para la construcción de una nueva sociedad.

Mientras trabaja en el estudio de sus proyectos, “Maru” anticipa que en el ámbito provincial, una de las materias pendientes del estado es adherir a la ley de Identidad de Género, principalmente, para acceder a los beneficios del “Derecho al libre desarrollo personal”, por el se garantiza el goce de su salud integral, acceso a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa.

“Lo único que deseo es que las personas conozcan sus derechos y el Estado los haga valer, activar un sistema de educación integral para que nadie sufra lo que yo sufrí en mi adolescencia y los prejuicios que aún debo afrontar…”, admitió Soberón, al insistir en que la inclusión es uno de los motores principales para el cambio social que se busca desde diversos sectores.