Sidebar

 

La cartera sanitaria provincial efectuó ecografías, además de atenciones médicas y vacunación. En la ocasión también se desparasitó a perros y se realizó control de vacunas.

El Ministerio de Salud Pública, a cargo de Ricardo Cardozo, realizó ayer un operativo en Curuzú Cuatiá, en el marco del Programa Provincial de Hidatidosis. Este trabajo se desarrolló en el Paraje Zarza Rincón, de la cuarta sección de ese departamento.


El jefe del Programa Provincial de Hidatidosis, Daniel Sarli, detalló que "se realizaron 71 ecografías para la detección de quistes hidatídicos, las cuales dieron todas negativas. Además se desparasitación a más de 90 perros, se realizaron atenciones médicas en general, controles de vacunas y se entregó leche". “Además, en las visitas de los médicos se realizaron charlas en las que se insiste en las recomendaciones de prevención", agregó.


Continuó detallando que "en los casos en que en los que se hace el estudio se observa algo anormal, se coordina con el hospital zonal para realizar otros estudios como radiografías, análisis, y en los casos positivos, se coordina para el tratamiento y seguimiento del paciente".


Cabe destacar que este Programa comprende actividades en las zonas rurales de Curuzú Cuatiá, Mercedes, Paso de los Libres, Monte Caseros y Sauce.


HIDATIDOSIS


Es una enfermedad producida por un parásito que se llama Echinococcus granulosus y que transmite el perro a través de su materia fecal. Cuando el perro infectado elimina su materia fecal, salen con ella miles de huevos del parásito que contaminan el agua, el pasto, la tierra, las verduras y hasta quedan adheridos en el pelo del mismo perro. Cuando las ovejas comen los huevos con el pasto o el agua, en sus órganos (pulmones, hígado, etc.) se forman los quistes. Si el perro es alimentado con estas vísceras enfermas, en su intestino se forman otra vez los parásitos, y empieza el ciclo nuevamente.


La infección se produce cuando los huevos del parásito llegan a la boca de las personas (principalmente de los niños) y esto ocurre por actividades como: darle besos al perro, dejarse lamer por el perro, comer verduras contaminadas, tomar agua contaminada, entre otras cosas.


PREVENCIÓN


- No alimentar a los perros con achuras crudas.
- Desparasitar a los perros.
- Mantener a los perros lejos de los lugares donde se carnea
- Lavar con agua potable las frutas y verduras.
- Evitar que los perros laman a los niños en la boca.
- Evitar que los niños se lleven tierra o arena a la boca.
- Lavar bien las manos, después de tocar un perro, antes de comer y tantas veces como sea necesario.
- Cercar las huertas para que no entren los perros.