Sidebar

 

Funcionarios advierten que los propietarios de los campos son responsables de los productos que utilizan. Los agroquímicos de alta toxicidad deben ser vendidos bajo receta.



Es común el uso de plaguicidas en las plantaciones: organismos nacionales y provinciales regulan el uso de estos productos. En la provincia existen normativas  a las que los productores deben ajustarse.

Desde el 2010, en Corrientes se encuentra vigente la ley de agroquímicos para el control de los locales proveedores de estos productos.  Hace poco más de dos años se reglamentó una normativa  que exige la venta bajo receta de productos de toxicidad de bandas rojas y amarillas que son las más peligrosas.

A cerca del uso de pesticidas en los campos, el Ministerio de Producción aclara que los propietarios  de la quinta  son responsables de los productos que aplican a sus cultivos. “no tenemos poder de policías en las explotaciones privadas. Cada uno es responsable de lo que hace en sus chacras”, dijo la directora de sanidad vegetal.

El organismo provincial hace dos semanas aprobó por Resolución el Programa Provincial de Buenas Prácticas Agrícolas, con la iniciativa que se convierta en ley provincial, se envió a la Cámara de Diputados para que sea analizado.

“Desde hace tiempo venimos fomentando las buenas prácticas agrícolas con asesoramiento a los productores de la provincia para que ellos sepan cómo usar los productos”, continuó la directora.
Reconocen que los controles internos no son suficientes y se deben mejorar. “Las frutas hortalizas para exportación están sometidas a una serie de análisis y muestreos que exigen los países que compran los productos”.

“El mercado interno preocupa. El SENASA hace monitorios y muestreos al azar sobre frutas que están en los mercados pero hacia atrás, en las chacras es lo que faltaría controlar”

Acerca del uso de pesticidas, los ingenieros agrónomos tienen un vademécum de productos fitosanitarios habilitados. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad agroalimentaria es el órgano que habilita los productos que pueden aplicarse de acuerdo a los cultivos, las dosis y el periodo de carencia.

En Corrientes, a partir de la normativa vigente se capacitó a los profesionales y se procedió a la habilitación para los ingenieros que expandan recetas para la compra de productos que se encuentran en las bandas peligrosas.

“La receta fitosanitaria se reglamentó hace poco más de dos años. Los profesionales deben recibir una capacitación, nosotros tenemos registrados a los profesionales que están habilitados para emitir recetas para la compra de pesticidas. Las empresas que se ocupan de la aplicación deben presentar los papeles a las autoridades competentes. Las empresas que prestan este servicio a los productores son responsables de las aplicaciones que realizaron en las plantaciones”.

Por Radiofmtotal la Directora de Sanidad Vegetal, Mariela Pletsch. recordó que toda esta situación aparece debido al caso sucedido hace semanas atrás, de una nena de 12 años, de la localidad correntina Mburucuyà, donde falleció tras haber comido una mandarina que poseía agroquímicos  venenosos.

Comenzando, la directora comentó al medio que “la noticia de la nena es lamentable y es algo que nadie quiere recibir como noticia y menos desde el sector productivo ya que es una provincia que se dedica plenamente a los cultivos de frutas”.

Actualmente informó que no recibieron los documentos donde se constata que la muerte haya sido por ese problema, sino que se basan en todo lo que los medios informan. “Particularmente quiero que en el informe esté confirmado el caso de que si fue o no un producto fitosanitario el que causó el deceso de la nena”, expuso Pletsch.

Por esto contó que están a disposición de la justicia ya que, concuerdan con la aplicación de la ley de agroquímicos de la provincia, pero que aún no han recibido ninguna requisitoria para participar de la investigación del caso.

Con respecto  a si el uso de agroquímicos está regulado, la directora aclaró que “esto posee varias instancias. Primeramente, mediante una regulación nacional, SENASA registra los productos porque o sino no se los pueden utilizar, exportar o fabricar.

Luego para poder acceder a ese registro en los laboratorios que hacen este trabajo de registro, se debe pasar por una serie de pasos que en ciertos casos lleva años. “Todos los productos que existen en la argentina están registrados en una vademécum de productos fitosanitarios, es decir, que todos los productos si o si están registrados para poder precisar para qué cultivo es, qué dosis se debe utilizar, qué tiempo de carencia se debe respetar (cuándo se lo aplica y que tiempo se debe esperar para poder consumirlo) y para qué plagas es apto.”, aclaró.

Del mismo modo resaltó que “el rol del ingeniero agrónomo es muy importante en estas cuestiones y más cuando prescribe los productos fitosanitarios para el control de enfermedades y plagas”.

 A su vez mencionó que “cada producto posee un color de banda toxicológica. Existen cuatro tipos de bandas: roja, amarilla, azul y verde  y cada una representa si es de mayor o menor toxicidad. Todo está indicado en la etiqueta del producto”.

Debemos recordar que en la normativa provincial existe una ley de nº 4495 del año ‘90 y su decreto reglamentario es del año 1994.

 Ante esta ley  la directora de sanidad vegetal afirmó que en el 2010 donde ella se hizo cargo de dicha institución comenzó junto a su equipo, a trabajar para difundirla y asimismo cumplirla.

Por ello indicó que los alcances que tiene dicha ley en la provincia es que se deben controlar, registrar, fiscalizar a todos los expendios de fitosanitarios, es decir, a las fábricas que exportan o venden estos tipos de productos químicos . “Nosotros debemos fiscalizar que cumplan con la norma nacional que es comercializar productos habilitados por el organismo nacional, pero  a su vez debemos controlar los depósitos para que estos cumplan con las normas de almacenamiento”.

 No obstante aclaró que controlan también, los comercios que venden raticida, cosa que está prohibida”. “Todos aquellos comercios que quieran vender estos productos deben registrarse porque si venden comida  o lácteos no es posible que vendan estos productos por una cuestión de seguridad”, siguió diciendo.

En la misma línea sostuvo que también tienen incumbencia sobre las empresas aplicadores de fitosanitarios que prestan servicios, es decir, que “estas empresas tienen como obligación constatar las actividades que desarrollan. Del mismo modo dicha empresa debe cumplir ciertas pautas que están establecidas”.

Otras de las cuestiones sobre las que habló es que “las empresas vendedoras de agroquímicos deben tener al frente un ingeniero agrónomo”.

Situación de la Chacra de productores

“Hay diferentes productores, algunos poseen un agrimensor técnico que los conduzca y otros que no. Entonces hay que ser consiente que se controla la plaga o la enfermedad porque o sino la cosecha no llega  y no se puede competir en los mercados, por eso el fitosanitario debe servir para controlar la plagas y enfermedades  y no para que se convierta en un producto de peligro. Para ello se deben respetar las pautas”.

Aseguró que sin dudas pueden acceder accidentes pero se deben tratar de evitarlos. “El productor es responsable de lo que realiza dentro de su establecimiento una vez  que sale con el producto en mano y si pasa accidentes él es el responsable ya que el modo de aplicación o cualquier instrucción, también está escrito y establecido”.

Ante todo este tema rescató que hacen capacitación en todo el territorio de la provincia a los productores sobre el uso de los productos fitosanitarios “porque no se puede estar en cada chacra controlando cómo trabajan”. “Esta situación es preocupante porque se trata de confiar en el trabajo del productor pero ahora la desconfianza crece y para que esto no pase se debe trabajar mucho con capacitaciones y sensibilizaciones hacia los consumidores”.

También  manifestó que “Como las tecnologías van avanzando, a los productos con bandas rojas y amarillas que son los más peligrosos, se los está prohibiendo porque cada vez hay más productos con banda verde”. “Existen tecnologías y estrategias de intervención para el control de plagas que no precisamente debe ser el agroquímico”.

Finalizando aclaró que “a los productores no se los puede obligar  a capacitarse pero afortunadamente en la actualidad se viene trabajando muy bien en este aspecto. “Se trabaja muy bien, aunque aún hay mucho por hacer”.