Sidebar

 

Así lo afirmó el candidato a Diputado Provincial de LDS, Gabriel Romero (LISTA 40), al evaluar la situación actual de la provincia. En apoyo a las candidaturas de Camau Espínola y Nito Artaza para la Gobernación, ratificó que constituyen la mejor opción para darle a Corrientes “un cambio de época”, con mayor contención social, y un futuro de desarrollo económico y productivo.


Luego de un recorrido por gran parte de la provincia y los barrios de la Capital, Romero sostuvo que “existen todas las chances que el 8 de octubre se produzca un cambio de época, que Camau y Nito lleguen a la Gobernación”. Para el candidato, es también una oportunidad de hacer llegar las propuestas de LDS a los vecinos y los comprovincianos, “una manera progresista de ver la realidad, a través de una campaña con muchas propuestas…”


Entre otros temas, Romero manifestó especial preocupación por la problemática de la deficiente o nula atención primaria de la salud. “Existe la necesidad de generar un plan que atienda con precisión este servicio tan esencial”, señaló, a la que apuntó también hacia los problemas de la educación, en cuanto al sistema educativo y las carencias en materia de infraestructura.


Por otra parte, lamentó la espera de decenas de miles de familias que aspiran a una vivienda de carácter social. En ese sentido, dijo que el problema habitacional será uno de los mayores desafíos del próximo Gobierno provincial.


En cuanto a la propuesta de paridad de género en las listas legislativas, explicó que se aspira a un 50% y 50%. “Es necesario elevar el porcentaje del 30% de cupo que en un principio fue pensado como un piso, pero quedó como un techo. Pensamos que el aporte de las mujeres a la sociedad es extremadamente valioso y es un ejemplo que debe replicarse en la participación política de las mujeres, es necesario generar mayor igualdad”, aseveró.


Para concluir, reiteró que el 8 de octubre “se juegan muchas cosas para el destino de los correntinos”, y que al momento de votar “hay que pensar en el presente y en el futuro que queremos dejarle a nuestros jóvenes y niños, con soluciones a los problemas estructurales, porque Corrientes tiene todo el potencial para ser una provincia con un nivel de contención de sus ciudadanos mucho más alto que el que tenemos en el presente”.


“Los correntinos tienen que salir de este estancamiento, tenemos que apostar a un cambio en un sentido de mayor desarrollo social, económico y productivo para el millón de correntinos, y convocar a los que alguna vez se fueron de Corrientes y hacer una provincia con destino de grandeza”, recalcó.​