Sidebar

 

Luego de la capacitación que se ha llevado a cabo, en la ciudad de Curuzú Cuatiá sobre la salud ocular para cuidadores domiciliarios. El oftalmólogo Ignacio Iglesias, manifestó por Radiofmtotal que no todos saben cómo tratar a una persona que fue operada o que está postrada con algún problema ocular.

“Hay gotitas que tienen ciertos cuidados, cierta frecuencia, cierto procedimiento para aplicarlas y no solamente hay gotitas sino que hay otras formas de aplicación de medicamentos de oftalmología como ungüentos que son como las gotas pero un poco mas espesas y hay que colocarlos de manera propia”, expresó el doctor. A su vez, remarcó que parece una tarea sencilla pero hay veces que no lo es y por eso, en dicha capacitación se tocaron determinados temas. “No solo participaron cuidadores profesionales sino que también personas que tenían familiares que estaban postrados o en situación de no poder moverse, y tenían ciertas dudas de cómo colocar las gotitas o manejarse con un paciente operado”, acotó Iglesias.Uno de los temas desarrollados fue la colación de las gotas, “hay que bajar el párpado inferior pero antes colocar la conjuntiva (membrana que protege al ojo) y cuando se coloca se ve como una telita rosadita mas allá de que sea transparente; la gota por lo general va ahí en el fondo del saco de la conjuntiva”, indicó.“La idea es que sea colocada en el lagrimal y sentir que cae la gota en el ojo, una vez colocada, hay que generar presión entre la unión del ojo y el tabique de la nariz, porque ahí tenemos una comunicación y es lo que conlleva a sentir un gusto amargo en la garganta porque el ojo está comunicado con el sistema de la garganta por el conducto lacrimonasal (saco que une las dos estructuras)”, continuó diciendo. Asimismo, aclaró “si bien hay veces que cuando se coloca dicha gota, ésta se lava rápidamente y es eliminada por el ojo como cualquier otro desecho, es necesaria para que actué un tiempo más en él, presionar esa estructura, es decir tirar el párpado hacia abajo para que pueda extenderse la gota.”

Por otra parte, comentó que una de las dudas planteas, también, fue la de la cantidad de gotas que hay que colocar. “Por lo general, cuando hacemos el tratamiento es una gota por cada vez que indicamos que tiene que colocar la gota, por ejemplo le decimos que el paciente tiene que colocarse la gota cuatro veces al día, es un gota cuatro veces al día”, subrayó. Sin embargo, detalló que la posición para colocarlas depende de cada uno, “a veces la gente se siente más cómoda sentada y tirando la cabeza hacia atrás pero suele pasar que esta posición es incómoda para aquellas personas que tienen problemas en la columna y la cervical, entonces no pueden hacer una hiper extensión por lo tanto, en estos casos lo mejor es colocárselas acostado a una altura de 5 o 10cm del ojo para tener seguridad”, refutó. Con respecto a la refrigeración, aclaró que por lo general, no deben estar en las heladeras y si las hay, tendrán una indicación precisa y será indicado tanto por los farmacéuticos como los médicos. Existen, a su vez, unas gotas que necesitan refrigeración hasta el momento en que son abiertas. “Siempre hay que tratar de resguardarlas del sol, tenerla en un lugar oscuro y fresco”, exclamó.

Para finalizar, sostuvo que los ungüentos en general no deben ser refrigerados, y en el momento de la aplicación ve en el lugar donde se aprieta como cualquier crema del cuerpo. “El tema es el pico por donde sale la crema que no es una punta redonda sino que por lo general , es un pico parecido al de la gotita, la pomada no sale de una forma gruesa sino fina y generalmente va en el mismo lugar donde se coloca la gotita, bajando el párpado; se coloca una línea fina de esa pomada una vez puesta, deben cerrar el ojo y mirar hacia arriba y hacia abajo cosa que esta se distribuya correctamente”, relató.“Lo que les advierto es que van a ver borroso por unos minutos ya que la pomada es espesa y si uno se la coloca antes de ir a dormir posiblemente al otro día se levante con lagañas en el ojo”, terminó diciendo.