Sidebar

 

El agente fue detenido tras la denuncia del damnificado que corrió a la comisaría. Se efectuaron tres tiros en el centro de Curuzú Cuatiá.

Un suboficial de la Policía de Corrientes que trabaja en la comisaría Segunda de Curuzú Cuatiá fue detenido ayer por estar sospechado de haber protagonizado un episodio callejero, en el que presuntamente habría disparado contra un ciudadano desarmado. Por fortuna, no hubo lesionados a pesar de que el hecho aconteció en pleno centro de la ciudad.



Desde la Policía se informó que todo aconteció durante la madrugada por calle Berón de Astrada, entre Rivadavia y Juan de Vera, donde se ubica una zona comercial.

No obstante por la hora en que ocurrió el hecho, a eso de las 3, no había muchas personas caminando por ese lugar, lo que hubiese aumentando el riesgo de que alguien resultara lastimado.
Aún no trascendió oficialmente la carátula de la causa, aunque fuentes paralelas apuntaron que podría ser “tentativa de homicidio”, lo cual complicaría bastante el panorama jurídico del uniformado. Lo cierto es que el expediente pasó directamente a las autoridades judiciales para que se lleve adelante la investigación sin que la Fuerza tenga competencia, tal cual lo marca el protocolo cuando un caso involucra a un agente policial.
 
Madrugada de furia

Según se indicó extraoficialmente, el episodio que ocurrió en el centro curuzucuateño comenzó con la discusión que el agente mantenía con su pareja en plena calle. El conflicto verbal fue en aumento, por lo que otro ciudadano se acercó con la intención de intervenir para salir en defensa de la mujer. Supuestamente este hombre es pariente de la pareja del agente. En la denuncia, el damnificado asegura que echó a correr cuando vio que el agente de Policía extrajo un arma. Es así que el uniformado habría efectuado tres disparos. En la vereda quedaron ese número de balas, las cuales son de calibre 9 milímetros, por lo que se sospecha que pudo haberse tratado de su arma reglamentaria.

El ciudadano que huyó del lugar, por fortuna, no fue impactado por ningún proyectil. Lo primero que hizo fue ir hacia la comisaría Primera, ubicada cerca de donde aconteció todo.

Allí informó de lo ocurrido a los agentes y dejó asentada la correspondiente denuncia.

Luego de ello, se elevó el expediente al Juzgado y a la Fiscalía de Instrucción. De esta manera se definió la detención del hombre, quien quedó alojado en la comisaría que recepcionó la denuncia.
Otras de las medidas que se efectuaron en el marco de la pesquisa fueron el secuestro del arma que habría sido disparada en pleno centro curuzucuateño y un automóvil, propiedad del uniformado. No se detalló la razón de la confiscación del rodado, vale aclarar.También se levantaron del lugar las balas, como se mencionó anteriormente.