Sidebar

 

Hoy la garrafa de 10 kilos cuesta $ 135, de los cuales el Estado transfiere a los beneficiarios $ 115, mientras un usuario de la tarifa social por redes paga un equivalente de $ 37 por la misma cantidad de energía, "es decir, el beneficiario del Programa Hogar paga 46% menos".

 

La propuesta desde diciembre es "llevar el precio máximo de la garrafa a $ 185 y aumentar el subsidio de $ 115 a $ 146, por lo que el usuario pagará $ 39, es decir, 38% menos que los $ 63 que paga el beneficiario de tarifa social".

 

También proponen limitar el alcance de los beneficios de la tarifa social, bonificando no todo el consumo de gas, sino un bloque determinado


Debido a la necesidad de cerrar los números fiscales del año próximo, el Gobierno limitaría los alcances de la tarifa social, que atiende a los sectores económicos menos favorecidos.


Hasta ahora, las familias que tenían ese beneficio sólo debían pagar por los servicios de transporte, de distribución y los impuestos de cada factura, mientras que el consumo del gas en sí mismo estaba enteramente subsidiado por el Estado.


En cambio, desde diciembre, si prospera la propuesta oficial, el Gobierno subsidiará el equivalente de consumo correspondiente a la categoría de usuario R1 distribuido mensualmente en metros cúbicos (m3) por mes. (correspondería al consumo de un departamento chico).


En tanto, el segundo bloque de la misma cantidad de metros cúbicos tendrá un descuento del 25 por ciento.


La tarifa social alcanza en la actualidad a 1,8 millones de usuarios, mientras 2,7 millones están incluidos en el Programa Hogar.