Sidebar

 

La existencia de un basural a cielo abierto en el ingreso de la ciudad deberá ser resuelto de manera inmediata por la nueva gestión municipal. Buscarán avanzar en una planta de desechos sólidos.

La existencia de un basural a cielo abierto en el ingreso de Curuzú Cuatiá es un tema de vieja data en la ciudad. En abril, la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral clausuró el predio. Para la gestión que asume el 10 de diciembre será una de las cuestiones a resolver de manera urgente.

El predio se encuentra ubicado sobre la Ruta Provincial 158 con una superficie de más de tres hectáreas. Durante varios años, el Municipio utilizó para el depósito de residuos domiciliarios y sin tratamiento de disposición final.

En el 2015, la Justicia intimó a presentar un estudio de impacto ambiental y realizar un proyecto para el tratamiento de los residuos. En abril clausuró de manera definitiva el terreno conocido como el camino de las cautivas.

Ahora en plena transición de gestión, el actual Jefe comunal, Ernesto Domínguez y el intendente electo, José Irigoyen, trabajan juntos para dar una solución en este tema.

”Es una cuestión importante resolver la situación del basural a cielo abierto que tenemos a 200 metros de la entrada de la ciudad y está con una medida judicial”, dijo Irigoyen, quién estará a cargo del Ejecutivo municipal a partir del 10 de diciembre.

El funcionario electo en las elecciones del 8 de octubre trabajará para resolver de manera urgente la situación del basural y así evitar daños sobre el ambiente. Sucede que, en el amparo ambiental dictado por la Justicia, este año se establece la necesidad de “minimizar los riesgos ambientales” y por ello, actuó con una medida preventiva.

”Tendremos que actuar de inmediato, porque la cuestión ambiental le está afectando a todos los curuzucuateños. Sabemos el daño que produce un basural a cielo abierto y por eso tenemos que avanzar hacia una solución”, indicó Irigoyen.

Una de las medidas de la nueva gestión será trabajar en la concientización de los ciudadanos de la localidad en la necesidad de comenzar con la separación de residuos. De ese modo se disminuiría de manera considerable el volumen de basura sólido.

Al mismo tiempo, apuntarán a la creación de una planta de residuos sólidos; para esta situación buscarán ayuda del Gobierno provincial. Además, tratarán de adquirir un predio para la disposición final de la basura. “Debemos trabajar en un proyecto porque hay muchas cuestiones que no se pueden resolver de un día para otro”, precisó y destacó: “Hay una buena actitud por parte del Intendente saliente para trabajar de manera seria en el cuidado del medioambiente”. La prioridad será la concientización del cuidado ambiental y la necesidad que, la ciudadanía tenga un rol activo en la limpieza y la separación de residuos. Por lo tanto, trabajarán en todo el ejido urbano.
Dentro del plan de inversiones y mejora para Curuzú Cuatiá se encuentra la renovación del parque automotor. Entre eso, intentarán adquirir nuevos camiones para la recolección.

Un dato a tener en cuenta, la existencia de un basural a cielo abierto provoca el aumento de varias enfermedades infecciosas graves. Además que existe un alto riesgo de la contaminación de las napas. Al optarse por la quema de residuos, algo muy denunciado por vecinos de Curuzú, genera humos tóxicos.

Planificación urbana

Curuzú Cuatiá tiene problema de inundación en la zona urbana cada vez que llueve de manera intensa. La prioridad de obras para el próximo año será avanzar con un plan de canalización de los barrios inundables.

A través de un financiamiento provincial y nacional buscarán reubicar a familias que se encuentran en esas áreas.

En ese sentido avanzarán con una planificación urbana para evitar que, la ciudad crezca de manera desproporcionada.

“Buscaremos un plan de viviendas económicas para las familias de bajos recursos que se encuentran habitando en las zonas inundables”, señaló José Irigoyen.

Fuente:Epoca